jul 21

 
El Equipo Español de Alpinismo deja su huella en Picos de Europa

Entre el 6 y el 15 de julio el EEA de la FEDME se reunió para celebrar su primera concentración estival. Silvestre Barrientos, Manuel Córdova, Martín Elías, Mikel Bonilla, Daniel Crespo y David Bautista se dieron cita dirigidos por Simón Elías frente a la pared sur de Peña Santa de Castilla, y firmaron una semana altamente productiva, en la que han ascendido algunas de las rutas más difíciles de la zona.

Manu Córdova y Silver Barrientos, fieles a su estilo, escalaron el primer día la ruta más difícil de la pared: Oficio de Tinieblas (600 m, 7a), mientras que Daniel Crespo y David Bautista abrían un nuevo itinerario a la izquierda de la Brecha Norte que les llevó una jornada completa de escalada. Su nueva ruta se llama Alicuencana y tiene 450 metros de recorrido y dificultades de 6b+ y A1.

Mientras tanto Mikel Bonilla, Martín Elías y Simón Elías comenzaban una nueva ruta en la parte izquierda de la pared con dificultades confirmadas por Manuel Córdova que encadenó a vista todos los largos abiertos (6a+, 8a, 6a+ y 7b+). El intento de apertura se paralizó en el quinto largo cuando Mikel Bonilla sufrió una caída de 14 metros, afortunadamente sin mayores consecuencias. Ese mismo día Daniel Crespo, David Bautista y Silver Barrientos repiten Furtivos (400 mts. 6c), una ruta moderna en la parte oriental de la pared.

Tras un día de descanso y aproximación al refugio de Urriellu, Manuel Córdova encadenó a vista la Murciana (500 m, 7c+) convirtiéndose en una de las pocas personas que han logrado encadenar el tercer largo en un solo intento. Mientras tanto, Martín Elías encadenaba todos los largos a vista de Soy un Hombre Nuevo -excepto el paso de bloque inicial de 7b+-, y Simón Elías y Daniel Crespo peleaban con la Directísima.

Al día siguiente a punto estuvo Córdova de encadenar enteramente Soy un Hombre Nuevo, pero cayó en el último movimiento del largo de 7b+. El resto de los largos los encadenó sin problemas, al igual que David Bautista, el joven escalador madrileño convocado para esta concentración del EEA y que agradó a todos con su actividad aperturista y eficacia en la escalada libre. Durante el último día en el Picu se escalaron las rutas Cherokee Way (300 m, 7a) y Sagitario (300 m, 6c), en una jornada marcada por las malas condiciones climatológicas.

Y para acabar esta intensa estancia en la Cordillera Cantábrica, el EEA se desplazó hasta Horcados Rojos donde Martín Elías y David Bautista se hicieron con una de las primeras repeticiones en libre de Déjame Vivir (250 m, 7a), una ruta mítica abierta hace veinte años en invierno y que ha marcado la dirección de la escalada libre en pared en los Picos de Europa. Silvestre Barrientos, Daniel Crespo y Mikel Bonilla repetían la clásica Rojo Libanés (250 m, 6b), famosa por su grado obligado y escaso equipamiento.

En resumen, un excelente peregrinaje de los chicos del Equipo Español de Alpinismo por las mayores paredes de los Picos de Europa en el que han escalado algunas de sus rutas más difíciles y han puesto su granito de arena en la búsqueda de la dificultad técnica y el compromiso, aportando una nueva vía en la cara sur de Peña Santa de Castilla.
Fuente: Barrabes