ago 17

 
Primera repetición de Orbayu, ¿la vía larga más dificil del mundo?

El duo de escaladores compuesto por el belga Nicolas Favresse y el polaco Adam Pustelnik ha aprovechado el verano para darse una vuelta por el norte de España. Se han acercado a los Picos de Europa para atacar los 500 metros de caliza de la vía Orbayu. Nicolas Favresse se lanzó el primero para encadenar los trece largos que culminan en la cima del Naranjo de Bulnes. El día siguiente fue el turno de su compañero, quien encadenó igualmente la totalidad de la vía.

En 2009 los hermanos Pou abrieron esta vía combinando en libre dos itinerarios ya existentes. Comienza por cuatro nuevos largos en el desplome de la Bermeja para después encontrarse con la vía Mediterráneo, con la que comparte los seis siguientes largos, y finalizar con los tres últimos de la mítica Rabada-Navarro. Dos meses de trabajo les hicieron falta para encadenar trece largos de monodedos, bidedos y regletas ínfimas. El 'crux' de la vía se situá en el L5, con un grado propuesto inicialmente de 8c+/9a y una exposición de A3. La precariedad del equipamiento, a menudo compuesto por viejos clavos, fisureros y plomos, obliga a los escaladores a mantener la sangre fría durante toda la ascensión para evitar caídas que pueden rondar los 25 metros.

Nicolas y Adam, que tardaron tres y cuatro días respectivamente en encadenar la vía, decotan en general el grado de Orbayu y proponen 8b+/8c para el 'crux' en el L5. La talla del escalador sería un factor determinante debido a la tipología morfo de la secuencia clave. Desgraciadamente, dos días después del encadenamiento de Orbayu, Adam sufrío una caída hasta el suelo desde aproximadamente 20 metros cuando intentaban liberar un nuevo proyecto, el objetivo principal de su viaje a Asturias. Una presa se rompió y tres seguros saltaron por el impacto de la caída. Actualmente Adam descansa en el hospital de Oviedo donde se recupera de sus fracturas en el sacro, el esternón y la vértebra L1.

Fuente: Barrabes

Ampliar fotografía

«Nico Favresse afrontando uno de los tramos más difíciles de Orbayu»