mar 18

 
Gerlinde Kaltenbrunner, al Supercouloir de la norte del Everest sin oxígeno

Siguiendo los pasos del BAT Basque Team en 2009, la austriaca Gerlinde Kaltenbrunner, acompañada de su marido Ralf Dujmowits, va a intentar que su decimotercer ochomil sea el Everest sin oxígeno y por la ruta más comprometida. Hay que recordar que en 2005 ya entró el Horbeirn en sus planes, pero finalmente no pudo realizarse la expedición.

Tenían intención de partir antes, pero las autoridades chinas no permiten el acceso a Tíbet hasta final de mes. Así que el día 30 de marzo Gerlinde y Ralf viajarán hacia el Himalaya con un objetivo en mente: alcanzar la cima del Everest, sin oxígeno, y por el Supercouloir. 3.000 metros de ruta que enlaza el corredor de los japoneses con el corredor Horbeirn. Recordemos que tan solo se han registrado 7 cimas en la historia del Everest por el supercouloir, la última hace 18 años, y de ellas tan solo la conseguida por los suizos Loretan y Troillet en 1986 fue realizada sin oxígeno y en estilo alpino.

Una vez más, queremos recordar esta actividad, en nuestra opinión una de las más notables de la historia del Everest. Escalaron una noche completa. Realizaron un vivac durante el día. Tras ello, volvieron a escalar una noche completa, alcanzando la cima. Y tan solo 3 horas después de hacer cumbre, estaban otra vez en el campo base, más de 3.000 metros más abajo ¿Parapente? No. Más bien lo que de niños llamábamos esculenbagen en el Pirineo. Descendieron con la culera todo el corredor, como si se tratara de un tobogán, ayudándose con el piolet para escobar. Así pues, 43 horas campo base-campo base con cima conseguida salvando 3.000 metros de desnivel técnico, sin oxígeno y en estilo alpino.

No es descabellada esta forma de atacar la ruta. El Supercouloir es una escalada mixta de dificultad media, pero muy mantenida, que debido al riesgo de avalanchas es bueno atacar con rapidez. Hay que intentar estar el menor posible dentro de él.

Los últimos intentos a esta ruta han tenido protagonistas conocidos. En 2006, un equipo conformado por Alberto Iñurrategi, Juan Vallejo y Ferrán Latorre se vieron obligados a abandonar a 8.400 metros de altura. Y el año pasado, Alberto Iñurrategi, Juan Vallejo y Mikel Zabalzam (BAT Basque Team) se vieron superados por las condiciones meteorológicas que no dieron tregua, con un alud incluido en un vivac a mitad de noche que les puso en serios aprietos.

Si consigue la cima sería el comienzo de un bonito colofón a sus 14, con el Everest sin oxígeno por su vía más directa. Aunque posteriormente tendría que alcanzar la cima del K2, montaña en la que en 2007 se retiró a 8.200m de altura y en 2009 a 8.300m.

Fuente: Barrabes