feb 8

 
Nueva vía en solitario a la sur del Aconcagua

El americano Chad Kellogg ha abierto en solitario una peligrosa ruta expuesta a avalanchas de 1.980 metros de altura, entre la vía eslovena de 1982 (a la izquierda) y la original francesa de 1954 (a la derecha), con salida por la variante Messner. “Medicine Buddha” (VI WI4 M4) fue abierta. Aunque intentó conseguir la ascensión en un solo día, tuvo que realizar un vivac y pasó 42 horas en la pared.

 Según informa climbing.com, el americano Chad Kellog ha abierto una nueva ruta en solitario por una complicada línea muy expuesta a caída de aludes, en la siempre aventurada pared sur del Aconcagua.

Chad acudió a Argentina acompañado de Rory Stark, con la intención de aclimatar por la ruta normal de la montaña y posteriormente probar suerte en la cara sur. Otro de sus proyectos pasaba por finalizar la expedición intentando una ascensión en el día por la normal.

El 17 de diciembre, como habían planeado, Kellogg alcanzó los 6.962m de la cima por la vía normal. Sin embargo, una vez en altura, Stark se empezó a encontrar mal y tuvo que ser evacuado de urgencia por neumonía al campo base, y desde allí debido a la gravedad de su estado en helicóptero a un hospital.

Según informa climbing.com, el americano Chad Kellog ha abierto una nueva ruta en solitario por una complicada línea muy expuesta a caída de aludes, en la siempre aventurada pared sur del Aconcagua.

Chad acudió a Argentina acompañado de Rory Stark, con la intención de aclimatar por la ruta normal de la montaña y posteriormente probar suerte en la cara sur. Otro de sus proyectos pasaba por finalizar la expedición intentando una ascensión en el día por la normal.

El 17 de diciembre, como habían planeado, Kellogg alcanzó los 6.962m de la cima por la vía normal. Sin embargo, una vez en altura, Stark se empezó a encontrar mal y tuvo que ser evacuado de urgencia por neumonía al campo base, y desde allí debido a la gravedad de su estado en helicóptero a un hospital.

Esto obligó a Kellogg a replantearse su estrategia, y decidió intentarlo en solitario. Eligió una nueva línea, y se acercó a pie de pared a examinarla: “había un largo inicial de WI5+ por el que bajaba bastante agua y que era mejor evitar. La mayoría de la escalada era por nieve y hielo de 65º-70º, y puntualmente algunas partes verticales. La verdadera dificultad radicaba en sobrevivir a las avalanchas provocadas por las frecuentes caídas de seracs. Era el solsticio de verano y las temperaturas habían aumentado. Me alejé de la base de la pared y unos minutos después un gran alud barrió la ruta terminando por el cono de deyección justo en donde había estado hasta entonces. Tuve que templar mis nervios al ver que existía la posibilidad de que durante toda la ruta una avalancha pudiera devolverme a la base. Pero me dije a mí mismo que esa era mi vía.”

Kellog esperaba salir a cima en un solo y largo día, por lo que se llevó el mínimo material: una cuerda de 30m de 8.1mm, una docena de piezas de protección, un hornillo y un cartucho de gas. También subió con botas dobles y ropa extra para calentarse, pero sin tienda ni saco. Se levantó a la 1:30am para prepararse con una sesión de meditación, y a las 4:00am abandonaba el campo.

Ese día escapó de varias avalanchas, y tras encontrarse en varios callejones sin salida que le hicieron rapelar y buscar otras alternativas, 12 horas después de su partida había escalado casi 2.000m y estaba en tiempo para salir en el día. Hidrató y continuó, pero se encontró con nieve glacé inconsistente. A las 11 de la noche supo que tendría que hacer un vivac, y rapeló hasta el glaciar para un vivac sin tienda ni saco. Tras una regular noche a -12ºC, en cuanto el sol le alcanzó, y decidió cruzar hasta la ruta Messner. A principios de tarde estaba a 400m de la arista de cima, pero con muy malas condiciones de nieve, sin agua desde por la mañana y sin gas para derretir. Por ese entonces el contacto continuo de sus manos con la nieve húmeda se las había dejado de madera, con una congelación en su pulgar derecho. A las 10pm llegó a la arista que une las dos cimas, tras 42 horas en la pared. Con fuerte viento comenzó su descenso por la normal, llegando a Nido de Cóndores a la 1:30am. Bautizó a la vía como “Medicine Buddha”, (VI WI4 M4).

No contento con esto, el día 29, mientras recibía tratamiento por sus congelaciones, intentó un ascenso y descenso en el día. 80km y 4275m de desnivel. Subía ligero, y su idea era cambiarse las botas y el material de montaña en campo Berlín, en donde había dejado ese material en depósito. Llegó allí, a una altura de 5.950m en 9 horas y 15 minutos, para descubrir que su material había sido robado, lo que no le permitía continuar, obligándole a descender.

Fuente: www.climbing.com

Fuente: Barrabes