nov 18

 
Madrid y Castilla-León suscriben un acuerdo para que la Sierra de Guadarrama sea declarada Parque Nacional

Esperanza Aguirre y Juan Vicente Herrera dan el primer paso para la creación del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama al firmar hoy un acuerdo en el Paular. La Comunidad de Madrid también aprueba el PORN que ordenará los recursos naturales de su parte de sierra. Grupos ecologistas anuncian la impugnación del mismo en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid al considerarlo ilegal.

La presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, y el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, han suscrito este miércoles un acuerdo para la creación del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. Estaría formado por 32.000 hectáreas que según los firmantes permitirían conservar este espacio natural respetando a su vez los usos tradicionales.

El acuerdo se ha firmado este misma mañana en el Monasterio del Paular, en el municipio de Rascafría. Y aprovechando la rúbrica del mismo se ha celebrado un Consejo de Gobierno Extraordinario del Gobierno de Madrid en el que se ha aprobado el PORN (Plan de Ordenación de Recursos Naturales) de la sierra de Guadarrama en la zona perteneciente a la Comunidad de Madrid.

El Plan, según el gobierno de la Comunidad de Madrid, se aprueba tras 5 años de gestiones y 3 meses de información pública, en los que, según Aguirre, se han atendido casi un tercio de las alegaciones presentadas.

El PORN de la parte castellano-leonesa de la sierra aún no ha podido ser firmado, condición sin la que no puede solicitarse la declaración de Parque Nacional, ya que aún se está trabajando en el borrador, que según fuentes de la Junta está ya en las últimas fases.

De las 32.00 hectáreas del proyecto de Parque Nacional, 19.775 se encuentran en la vertiente madrileña y 12.500 en la castellano-leonesa.

Protestas ecologistas

Sin embargo, Ecologistas en Acción cree que el PORN aprobado “desprotege a este espacio natural”. Según ellos, carece de diagnóstico, inventario, cartografía temática y memoria económica, por lo que considera que incumple la Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad y lo va a recurrir ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. En un comunicado a los medios, afirman que este plan es un proyecto encubierto de urbanización, ya que va a permitir construir todo el suelo que no esté protegido, lo que según ellos conllevará que todas las dehesas y pastizales del piedemonte actualmente clasificadas por planeamiento municipal como suelo no urbanizable especialmente protegido puedan ser recalificadas.

Fuente: Barrabes