nov 15

 
Robert Andenmatten y Simon Anthamatten recuperan el cuerpo sin vida de Tomaz Humar en el Langtang Lirung

Los peores presagios se han cumplido. El equipo de rescate aéreo de Zermatt ha conseguido localizar y descender el cuerpo sin vida del gran alpinista esloveno Tomaz Humar. El piloto Robert Andenmatten y el alpinista y miembro del equipo Simon Anthamatten han conseguido encontrar a Tomaz y descender con él de la montaña.

 Según informan a www.mounteverest.net desde la coordinación del equipo en Zermatt, el piloto Robert Andenmatten y Simon Anthamatten han conseguido rescatar el cuerpo sin vida del esloveno Tomaz Humar 5 días después de su grave accidente y 4 días después de su última comunicación con Jagat, su cocinero en el campo base. En ella, muy mermado de fuerza, en situación crítica y con voz muy débil, atinó a decir: “Jagat, éste es mi final".

Como informa Dawa Steven Sherpa, hijo de Ang Tshering Sherpa y gerente de Asian Trekking, el lunes por la tarde se recibió una llamada por parte de Jagat avisando del accidente. A la mañana siguiente Ang Tshering Sherpa envió un helicóptero a la montaña con 4 sherpas y todo el material necesario para el rescate. El helicóptero rastreó la zona para ver si podía depositar a los rescatadores cerca de Tomaz, pero no encontraron rastro de él, así que descendieron al campo base.

Desde allí, el equipo de rescate sherpa instaló 400 metros de cuerda fija hasta el campo 1, y el día 11 miércoles 900 metros más, alcanzando la zona en la que Tomaz se había situado, pero no pudieron encontrarlo. Las fuertes nevadas del día 12 les obligaron a regresar al campo base.

Mientras tanto, se solicitó la ayuda del mejor cuerpo de rescate del mundo: el grupo suizo de rescate aéreo de Zermatt. En tan solo un día estaban ya en el campo base de la montaña, con uno sus mejores y más experimentados pilotos y con Simon Anthamatten, que además venía aclimatado tras su reciente apertura de la cara sur del Jasemba. También iban en el grupo familiares y la doctora de Tomaz en Eslovenia, según nos confirmó Branko Ivanek. Ayer por la mañana ya estaban listos, pero el mal tiempo impidió volar al helicóptero y el riesgo de aludes no permitió el ascenso por tierra.

Pero en el momento en el que ha sido posible, el piloto Robert Andenmatten y el alpinista Simon Anthamatten han conseguido localizar el cuerpo y descender con él.

Tomaz Humar fue uno de los pioneros del alpinismo moderno que surgió del frío tras la caída del muro. Su extremo nivel técnico y de compromiso, su especial forma de entender la vida como un designio de Dios (os recomendamos leer el Diario que Tomaz escribió durante su apertura en solitario de la cara sur del Annapurna en 2007, y especialmente la esclarecedora entrevista que le realizamos en 2003, enlazadas ambas a final de página, y por sus palabras entenderéis mucho de Tomaz y de su forma de entender la montaña y la vida), le llevaron a enfrentarse en solitario a los mayores retos con un verdadero sentido místico. Tras su conocido rescate en la vertiente del Rupal del Nanga Parbat (probablemente el más famoso de la historia del alpinismo), su vida se alejó de los medios, excepto cuando reaparecía para dejar a la comunidad montañera con la boca abierta en contadísimas ocasiones.

Y tiempo habrá de analizar para aprender para futuras ocasiones este extraordinario dispositivo de rescate que ha funcionado como un reloj desde el primer minuto y de hablar como se merece de alguien como Simon Anthamatten. Uno de los mejores alpinistas del mundo que siempre está arriesgando y dejándolo todo por ayudar a sus compañeros. Como ya ocurrió el año pasado con el rescate de Iñaki Ochoa de Olza. La nueva generación de guías suizos (Steck, Anthamatten, etc.) están llevando el alpinismo a límites impensables. Pero para ello no han olvidado ni una coma de la vieja ética que sus antecesores ayudaron a crear hace ya más de 100 años, como verdaderos custodios de la llama sagrada del alpinismo.

Descanse en paz Tomaz Humar.

Fuente: Barrabes