sep 9

 
153 rescates en el Pirineo aragonés entre julio y agosto

Una vez pasada la mayor ola de visitantes al Pirineo, se contabilizan 153 rescates y 224 deportistas atendidos, de los cuales 111 estaban ilesos, 110 heridos, y 3 fallecieron. El 40% de los rescates efectuados en España tienen lugar en el Pirineo aragonés, repartiéndose el 60% restante entre las otras 16 comunidades autónomas. Da comienzo el IV Master de Medicina de Montaña de la Universidad de Zaragoza.

 Aunque aún queda verano, la mayor ola de montañeros, escaladores, senderistas y barranquistas que acuden al Pirineo y prepirineo aragonés ya ha pasado, y es tiempo de cifras y recuentos.

Un año más, el Pirineo aragonés encabeza la lista de rescates en España, y casi la mitad de los efectuados en todo el país tuvieron lugar en él. Los GREIM rescataron a 224 deportistas, entre los que ha habido 3 fallecidos (una joven que practicaba rafting, un montañero y un senderista), 110 heridos de diversa consideración, y 111 que tuvieron que ser rescatados ilesos por diversos factores.

De los 153 rescates, 57 han tenido como escenario la alta montaña, 54 los barrancos, mientras que 29 de ellos se han realizado en prácticas senderistas de media montaña. De los 224 deportistas, 96 han sido rescatados en la alta montaña, 79 en barrancos, y 37 en caminos balizados y senderos.

Además, desde enero, los GREIM altoaragoneses (Jaca, Boltaña y Benasque) han realizado 461 rescates, con 9 fallecimientos. En 2008, en esos meses se realizaron 442, y en 2007, 512.

La publicación de estas cifras durante el día de ayer coincidió con el comienzo del II Módulo del Máster en Medicina de Urgencia en Montaña, organizado por la Universidad de Zaragoza, y en el que, debido a su carácter único y pionero en el sur de Europa, participan 37 diplomados en enfermería y 20 licenciados en medicina procedentes de Andalucía, Aragón, Argentina, Baleares, Canarias, Cantabria, Cataluña, Castilla-León, Extremadura, Madrid, Murcia, País Vasco y Venezuela. Se profundizará en medicina de urgencia extrahospitalaria en el medio natural, y se realizarán prácticas en barrancos, lugares de difícil acceso o cavidades, así como simulacros con evacuación por medio de helicópteros.

La duración de este módulo del Master es de dos semanas, y está dirigido por el doctor Morandeira, famoso por ser una de las mayores autoridades del mundo en enfermedades relacionadas con la altura, especialmente congelaciones. Él es uno de los responsables de que la gran mayoría de alpinistas que sufren congelaciones en el Himalaya pasen por Zaragoza antes de ir a sus domicilios a lo largo y ancho del mundo. Sus investigaciones en altura continúan, y el año pasado aún acompañó a varios ochomilistas al Himalaya para realizar sus estudios sobre fisiología de altura desde los mismos campos base.

Cabe destacar que en los últimos años se ha reducido el porcentaje de fallecimientos respecto al número de accidentes. Es probable que en ello tenga que ver la gran especialización y experiencia que los GREIM han alcanzado, y la generalización de los rescates medicalizados en el Pirineo aragonés. De ahí la importancia que Módulos como éste tienen para la mejora de la calidad y el aumento de supervivientes en los rescates en ésta y otras cordilleras.

Los equipos de montaña de la Guardia Civil, tras la publicación de los datos, insisten en la necesidad de conocer y acatar las recomendaciones emitidas desde los servicios de Protección Civil, y sobre todo en la necesidad de ir equipados y preparados para la actividad que se va a realizar. Y es que hay algo que no se puede ocultar: muchas personas que se acercan a la montaña tienden a infravalorarla, especialmente aquellos con poca o nula experiencia, que son precisamente los que deberían guardarle más respeto y seguir las normas y recomendaciones.

En este momento hay varias comunidades autónomas que han anunciado el cobro de los rescates en montaña realizados por negligencia del rescatado. Esto da pie al inevitable debate sobre la conveniencia o no de esta medida: por un lado, puede resultar discriminatoria respecto a otras actividades y casos; por otro, parece difícil de solucionar la normativa precisa que determine sin dudas ni interpretaciones subjetivas y variadas cuales actos son considerados negligentes y cuales no.

Fuente: Barrabes