abr 9

 
El plan del urogallo en Redes incluirá batidas de depredadores

Campo de Caso, L. M. D.
El último censo de urogallos realizado en Asturias no encontró ejemplares en los límites del parque natural de Redes. Esto no supone que estén extinguidos, pero sí que su número se ha reducido espectacularmente en los últimos años, un fenómeno que se está produciendo en toda la cornisa cantábrica. El proyecto «Life+» Urogallo Cantábrico va a poner en marcha en el parque natural una serie de medidas para mejorar el hábitat de esta ave y a reducir el número de competidores naturales, esencialmente el de ciervos.

La reducción del número de ciervos en el hábitat del urogallo cantábrico se llevará a cabo, además de en Redes, en el Parque Nacional de Picos de Europa, en el Alto Sil y en el parque de Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias, áreas que o bien mantienen un buen nivel de población según los censos (zona occidental) o donde «no se hayan detectado fuertes variaciones en la tasa de ocupación de cantaderos» (en la zona oriental, que incluye Redes).

La eliminación de ciervos «podrá ser llevada a cabo por personal cualificado, ya sea de la administración (por ejemplo, la guardería y celadores de caza), o bien por los cazadores dentro de su actividad cinegética». El número de ejemplares a abatir, que se debe determinar, «se incluirá en los cupos de caza de las reservas de caza, con lo que podrán ser abatidos por los propios cazadores» o «se designarán días de caza específicos para abatir dichos ejemplares».

El método de «extracción» del ungulado salvaje sería, preferentemente, «el aguardo, ya que el uso de batidas podría tener un efecto negativo sobre el urogallo en determinadas épocas del año, también sobre otras especies sensibles, como el oso pardo». Estas medidas de control sobre el ciervo se complementarían con una mejor gestión de la cabaña de ganado bovino que pasta en zonas sensibles para la población del urogallo.

El plan de conservación «Life+» Urogallo Cantábrico también prevé, en unos meses, actuar sobre la población de depredadores naturales de la gallinácea. Estos controles se llevarán a cabo «en las zonas de suelta» de los urogallos criados en cautividad, en el centro de cría ubicado en el concejo de Sobrescobio. El plan «Life+» sacó a licitación recientemente la elaboración de un programa «de reforzamiento del urogallo cantábrico», cuyo plazo de presentación de ofertas acabó el pasado 12 de febrero. Este plan establecerá las zonas más adecuadas para llevar a cabo las suelta.

Unos meses antes de llevar a cabo la reintroducción de las aves en la naturaleza, se llevarán a cabo los controles de población de los principales depredadores: jabalí, zorro, marta, garduña y la corneja. Para el control del jabalí se llevarán a cabo «batidas con perro», mientras que para el zorro se realizará «caza nocturna con foco disparando desde el vehículo (lamping)»; «jaulas trampa» para la marta y la garduña y «jaulas tipo larsen» para controlar a las cornejas.

El centro de cría en cautividad del urogallo cantábrico en Redes cuenta con un total de 13 animales. Las dos aves en cautiverio fundadoras de la reserva (un macho y una hembra) tuvieron el pasado año una puesta de diez huevos de los que nueve eclosionaron y sobreviven todos los pollos. Además, en el centro del parque natural de Redes permanecen las dos hembras mansas que se recogieron la pasada primavera en montes de Asturias y León. Los dos ejemplares fundadores de la colonia fueron los únicos supervivientes de la primera campaña de cría.

Fuente: lne