sep 15

 
Tosas y Corominas parten hoy hacia la sur del Lhotse en estilo alpino

La cordada de los Jordis vuelve al Himalaya. Después de la Magic Line al K2, van a intentar resolver el gran muro de 4.000m de la sur del Lhotse. Como siempre, en estilo alpino, con lo que quepa en la mochila para pasar los 8 días que tardarán en subir y bajar. No entrarán en la pared hasta que no tengan la aclimatación necesaria. Les acompañan Israel Blanco y Sebastián Álvaro, que dirigirá un intento de grabación de la actividad.

Jordi Tosas y Jordi Corominas vuelven juntos al Himalaya, algo que no hacían desde que Corominas consiguió la Magic Line al K2 en 2004. En esta ocasión van a intentar la sur del Lhotse. Una pared en la que Tosas ya se internó en solitario en 2008, alcanzando los 7.500m. En los enlaces a pie de página podéis ver la noticia que publicamos en su momento sobre aquel viaje a Nepal de Jordi, que completó con una nueva ruta en el Nuptse y dos nuevas rutas en el Amphu Gyabtse.

Su estilo va a ser totalmente alpino. La idea que llevan es enlazar la ruta rusa de la parte baja de la montaña con la ruta de la parte superior seguida por Kukuzcka, con un tramo intermedio entre ambas que tendrán que abrir. Posteriormente, tendrán toda la arista hasta cima, un tramo muy complicado que les va a obligar a cargar en su equipo con friends, pitones, y usarlos por encima de 8.000m. De hecho, consideran que las mayores dificultades, tras superar el escalón rocoso que hay entre 7.000 y 7.500m, se concentrarán en la arista, desde los 8.300m hasta la cima.

Esta es la idea original. Sin embargo, es probable que las condiciones hayan cambiado desde la visita de Tosas, y quizás se vean obligados a modificarla.

No entrarán en la pared hasta que no realicen el ataque final. Por supuesto, nada de cuerdas fijas, ni campamentos estables, ni ayuda. Tan sólo lo que puedan cargar en su mochila para los 7-8 días que creen que necesitarán para la actividad. Esto les obliga a realizar la aclimatación en otro lugar; por un lado, pretenden ascender un seismil cercano al Ama Dablam; por otro, tienen permiso para la normal del Lhotse, ya que es la ruta que utilizarían en su descenso, y es muy posible que asciendan para ascender por la ruta normal hasta el collado sur del Everest, a ochomil metros, permaneciendo alguna noche en esa altura.

Les acompañan Israel Blanco, que tantas vías de hielo y mixto ha compartido con ellos, y Sebastián Álvaro. Para Israel es su primera experiencia en el Himalaya, y esperarán a ver cómo reacciona en altura durante la aclimatación para decidir si les acompaña en la pared. También va un cámara, y el ex-director de Al Filo de lo Imposible intentará documentar la escalada con un rodaje.

Fuente: Barrabes