ago 5

 
K2: Los alpinistas han partido de madrugada hacia los 8.000m del campo 4

De momento las previsiones se están cumpliendo. El buen tiempo les acompaña y el potente grupo sube fuerte. Hoy tenían previsto partir a las 5am hora local hacia el campo 4, situado a 8.000m, en el hombro, y si el tiempo les sigue respetando mañana realizar el intento a cima. Ayer un intenso calor sin viento les acompañó durante toda la jornada.

Fredrik Ericsson llamó ayer a su amigo David Schipper desde el campo 3 de la ruta Cessen al K2, a 7.100m de altura. De momento el fuerte grupo no ha tenido especiales problemas y todo se ha cumplido a la perfección. El tiempo ha acompañado, según Fredrik incluso demasiado: “Dentro de la tienda en las horas centrales del día la temperatura ha alcanzado los 40ºC. Hay una equivocación común a la hora de considerar la escalada en altura como súper fría y congeladora. Aunque esto es cierto la mayor parte del tiempo, también hay ratos con sol intenso, poco viento y condiciones de calor verdaderamente incómodas. El calor ha provocado un montón de movimiento en la montaña. Avalanchas y caídas de rocas se han escuchado durante todo el día. Por suerte, en realidad está estudiado..., el campo 3 está en un lugar muy seguro y hay muy pocas posibilidades de riesgo de avalanchas."

El fuerte grupo ha alcanzado el campo 3 a 7.100m a las 11:30am procedente del campo 2 a 6.200m. La ascensión no ha tenido incidentes y las condiciones cálidas han sido apreciadas y preferidas respecto al viento del anterior intento la semana pasada. Según Trey Cook, compañero de Fredrik, las sensaciones son muy positivas: “El tiempo no puede ser mejor, el grupo se siente excelente y la montaña parece que nos muestra algo de compasión.”

Si todo va bien mañana será jornada de cima. Si la alcanzan, el descenso comenzará para el grupo, pero para Fredrik Ericsson comenzará un nuevo reto: intentar esquiar desde la cima al campo base. Recordemos que el sueco ya ha descendido con las tablas desde los 7.800m de altura hasta el base, y ha solucionado todos los grandes nudos de la ruta con las tablas excepto uno: el cuello de botella.

Fuente: Barrabes