jun 7

 
Los Monos Árticos: nueva ruta en el Sails Peak, isla de Baffin, 1400m, A4, 18 días en pared

Los británicos Mike "Twid" Turner, Stu McAleese y Mark Thomas abren “Artic Monkeys”, un monstruo de 1.400m de longitud que les ha obligado a permanecer 18 noches consecutivas en las hamacas en estilo cápsula. Gradúan la ruta VI A4 V+. Nevadas constantes, viento, temperaturas de -20ºC han sido superadas para trazar una vía en esta pared virgen.

La expedición Baffin Big Walls 2010 ha vuelto ya a su casa, tras conseguir una importante nueva vía en una pared inescalada en el Sails Peak, en la isla de Baffin. “Artic Monkeys”, VI A4 V+ 1400m, en 3 semanas, en estilo cápsula, con 18 noches consecutivas en pared. El 24 de mayo a las 16:00h alcanzaban la cima, y a las 4:00am del día 25 ya habían descendido; son las ventajas de un lugar en el que hay 24 horas de luz...y las de llevar cuerdas de 100m a la hora de rapelar.

Twid Turner afirma que “es una gran ruta, una extraordinaria línea en una gran big wall, vertical en su totalidad. Desde que descubrí esta línea en el 99 siempre he estado tentado de volver; y definitivamente era tan buena como la recordaba.”

Según Stu McAleese “la expedición ha sido una experiencia extraordinaria a todos los niveles. Desde el principio hasta el último día hemos tenido que trabajar duro en cada momento. Vivir y escalar en un lugar tan remoto sin parar durante un mes y en esas condiciones tan extremas ha sido duro.”

La vía está situada en el remoto Stewart Valley, 100km al norte del pequeño asentamiento inuit de Clyde River. Los alpinistas han experimentados unas temperaturas medias de -20ºC, nevadas con regularidad y bastante viento. Twid afirma que “el frío nos ha complicado mucho la vida. Asegurar era una de las cosas más complicadas; habitualmente teníamos que ponernos dos plumas para hacerlo.”

“El equipo ha trabajado muy duro cada día. Es una ruta muy física. Escalada artificial muy seria.”

Alternándose de primeros llegaron a la cima en un día muy claro habiéndose quedado ya sin comida y sin combustible. Según Twid “alcanzar la cima en tan buenas condiciones justifica todo el trabajo tan duro y todo el mal tiempo que habíamos sufrido.”

La expedición tuvo que finalizarse rápidamente, debido a que el fiordo se estaba descongelando y no pudieron ir a recogerles con moto de nieve. Tuvimos que recorrer 24 kilómetros vadeando torrentes helados, y algo asustados porque era territorio de osos polares, hasta que pudimos encontrarnos con el equipo inuit que iba en nuestra busca. De hecho Twid afirma que fue uno de los peores días de todo el viaje.

Fuente: www.dmmclimbing.com
Página web de la expedición: http://baffinbigwalls.com

Fuente: Barrabes