abr 27

 
El nuevo Grupo de Rescate helitransportado de Nepal realiza su primer rescate con una gran operación en el Manaslu

Uno de los grupos de rescate más famosos del mundo, Air Zermatt, ha creado junto a Nepalese Fishtail Air un grupo de rescate helitransportado en Nepal, compuesto por pilotos y alpinistas tanto suizos como nepaleses a los que han formado en los Alpes. Hoy han realizado su segunda operación, sacando nada menos que a 7 coreanos agotados y congelados de los campos del Manaslu, batiendo probablemente un record de altura. Tente Lagunilla y su grupo, testigos de excepción.

Tras lo acontecido en el rescate de Tomaz Humar, en donde el gran Simon Anthamatten acudió a Nepal para intentar un rescate junto a un piloto, Air Zermatt, grupo al que pertenecen ambos, decidió crear un grupo de rescate en Nepal, junto a Nepalese Fishtail Air. El capitán Sabin Basnyat y el técnico Purna Awale han estado en Zermatt durante una temporada recibiendo formación, y esta semana han comenzado sus vuelos.

El primer rescate tuvo lugar el 23 de abril en el Khumbu. Un alpinista danés cayó en el Kyajo Ri, cerca de la cima, a 6.186m. Pilotó el capitán Sabin Basnyat, y Purna Awale se colgó de un cable de 45 metros, pero tan sólo pudo recuperar el cadáver del danés, tras atarlo a su arnés, ya que cuando llegaron ya había fallecido.

Se puede decir que el pasado viernes nacieron los rescates en el Himalaya.

Hoy día 26 el piloto suizo Dani Aufdenblatten y el especialista de Air Zermatt Richard Lehner han acudido al rescate en el Manaslu. Una expedición coreana con bastantes miembros hizo cima en este ochomil, pero a un precio muy alto. Durante el descenso, tan solo un miembro consiguió alcanzar el campo base. Los otros 9 miembros quedaron en altura sin posibilidad de descender.

El helicóptero (un AS 350 B3, muy similar al usado por los grupos de rescate españoles y alpinos, como bien hace notar Tente Lagunilla), ha ascendido sobre los 7.000m para intentar buscar a dos coreanos desaparecidos. Tan sólo han localizado a uno, y había fallecido. No pudieron recuperar el cuerpo porque necesitaban evacuar a 7 coreanos que estaban agotados y parados desde hacía un día por encima de los 6.000m, sin posibilidad de ayuda terrestre y sin fuerzas para descender. Tras ¡4 viajes! consecutivos, han conseguido descender a los 7 al campo base.

Así lo cuenta Tente Lagunilla desde el campo base. Evidentemente, estamos en el nacimiento de una nueva época en los rescates himaláyicos:

“El otro asunto del que quería hablaros es que hemos sido testigos de un “record” de rescate en altura con helicóptero.

El pasado día 20 salieron para cumbre la expedición Coreana que estaba aquí cuando nosotros llegamos. El 21 subieron del Campo I al Campo II, el 22 subieron del Campo II al Campo III y el 23 intentaron cumbre con un tiempo igual de malo e inestable que todos los días. El grupo estaba formado por seis Coreanos y cuatro Sherpas. De lo que sucedió ese día y al siguiente poco se sabe, pero el caso es que solamente un Coreano pudo bajar por su pie al Base. Arriba dos Coreanos han desaparecido y el resto del grupo, 4 Serpas y 3 Coreanos, estaban bloqueados en el Campo II con congelaciones y agotados. El rescate por tierra se veía inviable por el tiempo tan inestable y la cantidad de nieve, pero un rescate con helicóptero, a esa altura solamente se había realizado en dos ocasiones y rescatando “in extremis” a solamente una persona cada vez, pero lo que parecía imposible a sucedido. Hoy día 26 a primerísima hora de la mañana ha aparecido un helicóptero que tras una brevísima parada en el Campo Base y una primera pasada de reconocimiento por la zona, ha conseguido en cuatro viajes consecutivos bajar a las siete personas bloqueadas en el Campo II. Toda una proeza digna de admiración. También hay que matizar que el tiempo hasta medio día ha sido perfecto y que el Campo II a 6500 m. esta situado en una zona amplia y bastante horizontal que ha permitido las maniobras del helicóptero. Como anécdota, el helicóptero utilizado es un B-3, similar al de nuestro Grupo de Rescate.”


Por lo demás, el grupo de Tente permanece a la espera en el campo base, tras grandes nevadas que les han retenido y puesto las cosas muy difíciles:

“El pasado día 23, con un día de retraso, según nuestros planes, salimos del base (4800 m.) para subir a dormir al Campo I (5700 m.). El día fue como todos, mañanas despejadas y nevadas por la tarde-noche. Al día siguiente, el 24 salimos del Campo I hacia el Campo II. Las nevadas nocturnas cargan de forma impresionante la montaña y subir hasta el Campo II fue toda una prueba de resistencia, abriendo huella como los quitanieves. Superar los 800 m. de desnivel hasta el Campo II nos costo 7 horas de durísimo trabajo. Finalmente y ya en medio de la nevada de la tarde, conseguimos montar el Campo II a 6500 m., algo mas bajo de nuestro planes, pero no se pudo hacer mas.

La noche se la paso nevando como siempre y a la mañana del día 25, nos toco bajar abriendo otra vez huella. La mañana fue buena y pudimos hacer unas tomas de video impresionantes, hundiéndonos hasta más arriba de las rodillas casi constantemente. Ese mismo día (25) pasamos de largo el Campo I y llegamos al Base después de tres días de esfuerzo. El calendario previsto, lo estamos cumpliendo, pues ya tenemos el Campo II montado y todos hemos dormido en el. Ahora solo nos falta esperar que venga un tiempo suficientemente bueno como para intentar la cumbre. El inconveniente es que cuando venga el buen tiempo tendremos que “desperdiciar” un par de días para que toda la nieve acumulada se asiente o se limpie, pues con las actuales condiciones es casi impensable un ataque a cumbre.”

Fuente: Barrabes